24 Enero, 2018

¿Cómo extender el impacto de la campaña #TimeSUp hacia América Latina?

Time Is Up o #TimeSUp es una campaña que surge de la mano de más de 300 mujeres de la industria americana del entretenimiento y la televisión con miras a despertar una alerta sobre las injusticias y desigualdad a la que se enfrentan las mujeres en el campo de trabajo.

La campaña no solo busca la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, sino además concientizar sobre la cantidad de abusos sexuales, especialmente desde los altos directivos.

 

 

Si bien la campaña ha logrado impactar a miles de personas (en Instagram solamente suman más de 531K de seguidores, sin hablar de la cobertura que tuvo en los Golden Globes), sus esfuerzos se limitan a hablar de las penurias que vive la mujer estadounidense, sin abarcar o incluir la realidad de las mujeres en Medio Oriente o Latinoamérica.

 

¿#TimeSUp América Latina?

 

Time Is Up está apoyada con grande personalidades de Hollywood, desde Oprah, America Ferrera, Eva Longoria, Reese Witherspoon, Shonda Rhimes. A través de sus círculos de influencia, comunican un mensaje donde se explica la situación que enfrentan casi a diario las mujeres de todos los estratos sociales y edades en el país norteamericano. Por ejemplo, ellas se han encargado de divulgar que el 50% de las mujeres estadounidenses admiten haber sufrido algún tipo acoso en su trabajo.

En ese sentido, dentro de la industria cinematográfica de los Estados Unidos, existe un gran número de personalidades con orígenes latinos, que podrían ser la voz de las mujeres víctimas en la región y así dar a conocer no solo la situación que se vive, sino llegar a ser un bastión en la lucha por el respeto y la igualdad.

Entre ese grupo de influencers podríamos ver a América Ferrera comentar como en Honduras, el país de origen de sus padres, se registran al menos 20 mil casos de violencia doméstica al año.

O a Salma Hayek y Eva Longoria hablar sobre como en México 53% de las mujeres admiten haber sufrido algún tipo de agresión en el trabajo, escuela o en lugares públicos.

También podría incluirse a a la actriz Sofía Vergara, mencionando que en Colombia 1 de cada 3 mujeres ha sido golpeada por su pareja o expareja, y que al menos el 4% de los casos llega a considerarse intento de homicidio.

Y a Zoe Saldana explicarle al mundo como es que en latinoamérica la UNICEF reconoce que al menos 1 millón de niñas son son víctimas de la violencia sexual.

 

#TimesUp América Latina

 

Articulando esfuerzo

 

Además del apoyo en celebridades, la campaña podría trabajar de forma mancomunada con otras organizaciones o movimientos que buscan concientizar y frenar la cantidad de víctimas de violencia de género y acoso sexual. Tal es el caso del tan sonado movimiento #MeToo que surgió en octubre de 2017 como respuesta al acoso hacia las mujeres de color en el campo de trabajo y que ha logrado esparcirse a través del mundo entero.

En el caso latinoamericano, existen movimientos organizados que emprenden esta lucha, sin embargo no cuentan con los recursos necesarios o con la voz suficiente para lograr un impacto a gran escala. Algunos que vale la pena mencionar son ONU Mujeres, #NiUnaMenos en Argentina, la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia en Bolivia, #NosotrasParamos en México y la Red Chilena Contra la Violencia hacia las Mujeres.

 

Alzar la voz

 

La situación en nuestra región es preocupante, y prácticamente todos los países reconocen que en el último año la violencia de género ha repuntado llegando incluso a considerarse una epidemia.

Sobran las razones para alzar la voz.

Campañas con la fuerza comunicacional cómo Time is Up no deben limitarse a hablar de una sola nación.

Un problema global, requiere también de un esfuerzo global,  donde las mujeres cuenten no solo con un apoyo emocional y psicológico, sino con una lucha con objetivos claros y precisos.

 

Artículo desarrollado por Clara Gil P @claragilp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *